Sin querer caer en el tópico, lo cierto es que en un abrir y cerrar de ojos nos hemos plantado en el tercer mes de este 2021, un año “extraño” en el que, a día de hoy, sigue siendo complicado llevar a cabo cualquier tipo de predicción, por muy corto plazo que sea, y en donde la “ansiada normalidad de antes” se ha convertido actualmente en el principal objetivo a lograr.

Los primeros coletazos que ha dado el sector en este 2021 han servido para mostrar la tendencia que, a priori, tendrá el inmobiliario a lo largo de este ejercicio. A pesar de que nuestro día a día se debate entre la esperanza en las vacunas y el miedo a nuevas oleadas, son muchos los que empiezan a ver este extraño limbo en el que nos movemos como el escenario perfecto para acometer nuevas inversiones.

¿Cuáles serán las tendencias del sector inmobiliario en 2021?

Los informes más recientes apuntan a un año de contención en el primer semestre y a un repunte notable de la actividad económica a partir del segundo. Como ya hemos comentado en este blog en alguna ocasión, el sector inmobiliario es uno de los indicadores más sensibles que tiene nuestra economía a la hora de anticipar las tendencias que se avecinan y, por este motivo, hemos querido dedicar nuestra entrada de hoy a reflejar como están ahora mismo las previsiones para cada uno de los activos.

Obra nueva

La vivienda de nueva construcción sigue manteniendo su paso firme. La escasa oferta, los cambios de gustos habitacionales y los nuevos parámetros de búsqueda seguirán impulsando la actividad en este sentido, de ahí que las previsiones apunten a una subida moderada de los precios a lo largo de este ejercicio.

La obra nueva es, sin duda alguna, la que mejor se ha adaptado a las nuevas necesidades de vivienda tras el duro confinamiento vivido. La búsqueda de terrazas o zonas verdes cercanas, nuevas estancias para el teletrabajo y, en general, mejores calidades en lo que a habitabilidad se refiere, ha llevado a un incremento notable de la demanda a lo largo de este último año.

Vivienda usada

También aquí los expertos muestran un criterio similar al afirmar que, en este caso, los precios seguirán experimentando caídas, continuando así la tendencia mostrada en 2020. En concreto afirman que los ajustes deberían moverse en el rango del -5%-10%, si bien habrá mucha disparidad entre unas ciudades y otras.

En este caso, y dado el delicado momento en el que se encuentra actualmente nuestra economía como consecuencia de la pandemia, unida a las perspectivas poco halagüeñas que se dibujan para los próximos meses, podría conllevar una bajada más brusca de precios debido a la necesidad en la que se podrían encontrar muchos propietarios a la hora de resolver su situación.

No se espera, por tanto, una recuperación de precios hasta que previamente no se vea un repunte en el empleo y una mejora generalizada de la economía.

Alquiler

El mercado del alquiler también parece que seguirá la misma tendencia que el de la vivienda usada, es decir, un descenso generalizado en la primera parte del año y una paulatina recuperación en la segunda en línea con la evolución de la pandemia.

En este sentido, y a pesar de esa mejora esperada en la recta final del año, los últimos informes apuntan a que el precio medio del alquiler experimentará en 2021 una caída en torno al -5% en los grandes núcleos urbanos.

Aunque existe cierta disparidad entre consultoras inmobiliarias, agencias de calificación crediticia o bancos de inversión en lo que respecta a los porcentajes de variación para cada uno de los activos en cuestión, en lo que parece que no hay duda alguna es que la obra nueva es, por unanimidad, la principal beneficiada en este nuevo escenario inmobiliario, una noticia que, como no podía ser de otra forma, desde QLT Homes celebramos con mucha alegría.

 

Imagen obtenida de Unsplash

La entrada Las tendencias del sector inmobiliario en 2021 se publicó primero en Transformando San Isidro.