Imagen descriptiva de entrega de vivienda para el post help-to-buy o bono vivienda

Enero suele ser el mes en el que prácticamente todos los días desayunamos con una batería de datos, resultados, encuestas o tendencias de todo tipo. A pesar de que el 2020 apenas ha dejado resquicios para noticias positivas, el inmobiliario ha sido de los pocos que han ofrecido datos esperanzadores. Por ejemplo, han surgido nuevas tendencias como el Help to buy o bono vivienda.

Tanto la vivienda de obra nueva como la de segunda mano han experimentado recuperaciones notables en la última parte del año, ratificando así el interés del inmobiliario entre inversores y compradores. Dicho esto, es importante señalar que, a pesar de estos buenos datos, las estructuras internas se mantienen sin cambios, especialmente en el acceso a la vivienda de obra nueva, algo que urge cambiar si de verdad se quiere potenciar este auge del sector.

¿Cuál es el escollo más importante que se encuentra un potencial comprador de obra nueva? Principalmente el del adelanto del 20% del valor de la vivienda para poder tener acceso a la hipoteca algo que, hoy por hoy, debido a las dificultades existentes a la hora de ahorrar resulta ser un obstáculo tremendamente difícil de solventar.

Desde hace un tiempo se viene trabajando en la búsqueda de soluciones con las que derribar esta barrera tan compleja. Una de ellas es importar el llamado Help to buy, un programa lanzado por el Gobierno de Reino Unido en 2013 mediante el cual intentaron incentivar la compra de obra nueva entre sus ciudadanos financiando la compra de vivienda hasta en un 95% con un aval parcial del Estado.

Help to buy o bono vivienda

Es difícil saberlo, pero sin duda sería una herramienta muy potente con la que impulsar el mercado, especialmente entre los jóvenes al ser el colectivo con mayores problemas a la hora de comprar. A pesar de estar en una fase inicial, se especula que la operativa sería mediante una colaboración público-privada en el que estarían implicados instituciones gubernamentales y entidades financieras. En este sentido, todo apunta a que sería el ICO el que se encargaría de respaldar dicho mecanismo cubriendo ese diferencial entre el 80% y el 95% y así facilitar e impulsar el proceso de compraventa de viviendas.

En lo que respecta al ámbito del alquiler los primeros movimientos ya han empezado a convertirse en realidad. En los últimos días hemos conocido una iniciativa impulsada por el Ayuntamiento de Madrid, a través de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS), en la que se ofrecerá el llamado bono vivienda que podría alcanzar hasta los 900 euros, dependiendo de las circunstancias familiares y laborales, siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos entre los que destacan dos principalmente: llevar 5 años empadronado en la capital y contar con unos ingresos brutos anuales, en función de los miembros de la unidad familiar, en un rango entre 32.200 € y 88.200 €).

Las previsiones del EMVS apuntan a que este tipo de ayuda podría alcanzar hasta el 22% de la población de Madrid que son los que, en función de las declaraciones de 2018, sus ingresos se movían en esas horquillas.

De esta forma, tanto el Help to buy como el bono vivienda confirman que, por fin, Administración y asociaciones del sector han empezado a buscar soluciones a unos problemas crónicos que se arrastraban desde hace muchos años. Porque, si bien es cierto que todos los días leemos en prensa titulares sobre mareantes transacciones llevadas a cabo entre fondos de inversión, socimis o inmobiliarias, lo cierto es que para que realmente se produzca el perfecto movimiento circular en los que se sustentan los pilares del inmobiliario, es clave la colaboración de todos los estamentos implicados. De lo contrario estaríamos cometiendo los mismos errores que en el pasado inflando una burbuja que ya sabemos cómo suele acabar.

Si bien es cierto que ahora el escenario es distinto y que, por fin, se están empezando a lanzar las primeras iniciativas, no es menos cierto que ahora más que nunca esta inercia no debería pararse, sino más bien acelerarse. Estamos ante una gran oportunidad que, esperemos, no dejen escapar.

 

Imagen obtenida de Unsplash

La entrada Help to buy o bono vivienda se publicó primero en Transformando San Isidro.