La escalada de acontecimientos que se han venido produciendo en los últimos meses parece habernos dejado en un estado de shock constante. Cuando creíamos que habíamos dejado atrás el monotema de la pandemia, se abrieron en paralelo una serie de asuntos al cual más importante siendo, sin duda, el más grave y trágico el de la guerra de Ucrania, sin olvidar el de los precios de las materias primas, la inflación o la crisis de suministros entre otros.

Este nuevo tablero de juego no parece haber impactado en el sector inmobiliario. Es más, a tenor de los últimos datos registrados parecería que se ha acelerado la toma de decisiones de muchos compradores.

En nuestro blog de hoy hemos querido hacer un repaso sobre la evolución que ha tenido los cuatro pilares del sector en el primer trimestre del 2022 con el objetivo de tener una visión más completa y realista del escenario actual, tanto desde el punto de vista de precios, como desde el de la inversión, costes de construcción y visibilidad.

  • Evolución positiva de los precios

Según el último informe del Colegio de Registradores, en el primer trimestre de 2022 la compraventa de viviendas ha aumentado un 14,1% con respecto al trimestre anterior hasta alcanzar un total de 164.299 transacciones, de las cuales 32.316 fueron de obra nueva, lo que implica un crecimiento del 13,1% con respecto al último trimestre del 2021, y 131.983 de vivienda usada o lo que es lo mismo, un avance intertrimestral del 14,3%.

En términos anuales, los datos acumulados en los últimos doce meses se sitúan ampliamente por encima de las cifras registradas antes de la pandemia. En concreto, a día de hoy el número de transacciones rozaría las 600.000 compraventas frente a las 520.000 inscritas en 2019, lo que supone un más que sonoro crecimiento. En este sentido, y para tener una magnitud más palpable de lo que suponen estas cifras, tendríamos que irnos al tercer trimestre de 2008 cuando se alcanzaron los máximos en el sector.

En cuanto a precios también se aprecia una evolución positiva tanto a nivel intertrimestral como interanual. En lo que respecta al primer grupo las variaciones producidas se han situado en ascensos del 3,1% (3,5% en vivienda usada y 1,6% en obra nueva), mientras que en el segundo grupo los aumentos han alcanzado el 5,3% (6,8% en vivienda usada y 1,4% en nueva).

  • Mayor inversión

Este anómalo escenario en el que nos movemos no solo ha producido una subida generalizada de precios y transacciones, también ha conllevado un aumento considerable en lo que a la inversión se refiere.

Desde este blog nos hemos referido en varias ocasiones al exceso de liquidez que existe en el sistema como consecuencia de las políticas expansivas de los diferentes bancos centrales. Con los tipos de interés en niveles ultra bajos y una galopante inflación, acelerada ante los acontecimientos ocurridos en los últimos meses, ha provocado una más que exagerada oleada inversora.

Según el último informe de la consultora inmobiliaria JLL, la inversión inmobiliaria en España registró durante el primer trimestre una cifra de 3.781 millones de euros, o lo que es los mismo, un 141% más que en el mismo período de 2021.

Entrando más en detalle, podemos apreciar que los activos de oficinas, logística y retail son los que han captado las mayores cantidades, en concreto un total de 1.716 millones de euros. Por su parte, el sector de living, el que incluye residencial, residencia de estudiantes y salud, ha sido el que ha experimentado el mayor repunte en términos porcentuales, en concreto en un 92% con respecto al mismo período de 2021.

Este buen comportamiento se debe, sobre todo, al fuerte incremento experimentado por el “build to rent” que alcanzó una cifra de 997 millones de euros, un 146% por encima de la inversión realizada en este tipo de activo en el primer trimestre de 2021 y que, a tenor de los datos que vamos conociendo a medida que avanza el año, se estima que dicho crecimiento a triple dígito se mantenga a lo largo de este 2022.

  • Mayor coste de construcción

No solo se han incrementado los precios de venta, también ha subido la construcción. Según los datos de la Sociedad de Tasación, el coste de construcción de obra nueva se ha situado en el primer trimestre de 2022 en los 1.106 €/m2, un dato que, si bien pone fin a cuatro trimestres consecutivos al alza, no deja de situarse en mayores cifras si lo comparamos con años anteriores.

En concreto, la variación intertrimestral se ha situado en el -4,28%, si bien a nivel interanual la subida ha sido del 7,45%, recogiendo así la fuerte volatilidad sufrida por el sector a lo largo de los últimos 12 meses.

  • Índice de confianza

El mismo informe de la Sociedad de Tasación refleja en su Informe de Confianza Inmobiliaria que, en el primer trimestre de 2022, la cifra se ha situado en los 53,2 puntos sobre 100, lo que supone, por un lado, la puntuación más alta desde antes de la pandemia y, por otro, el tercer trimestre consecutivo en zona positiva que es la que se considera siempre y cuando se sitúe por encima de los 50 puntos.

Las previsiones apuntan a que, ante la inminente subida de tipos de interés y la retirada gradual de los estímulos económicos, el sector inmobiliario seguirá experimentando un sólido crecimiento a lo largo de los próximos trimestres, tanto a nivel de precios como desde el punto de vista de inversión.

La entrada El sector inmobiliario en el primer trimestre se publicó primero en Transformando San Isidro.