Vivimos una época en la que los anglicismos han llegado para quedarse. Si hace unos años apenas existían algunas palabras en nuestro lenguaje, hoy día podemos hablar de invasión en todos los ámbitos y sectores, como es el caso del término Build to rent.

Lo que siempre se ha conocido como el “construir para alquilar” se ha sustituido ahora por el Build to rent, un término británico que vino adherido al maletín de millones con el que los grandes fondos internacionales aterrizaron hace unos años en el inmobiliario español.

¿Abrirá el Build to rent un nuevo horizonte para el mercado del alquiler?

Un informe publicado recientemente por la consultora Atlas Real Estate Analytics ha puesto cifras concretas a este nuevo fenómeno. Sus previsiones apuntan a que, para 2028, España construirá un total de 90.180 viviendas, de las que más del 50% se situarán en Madrid. Pero lo sorprendente no es la cantidad de viviendas previstas, lo que realmente choca es que, según los expertos, este número no sería suficiente para satisfacer la demanda potencial que realmente existe en nuestro país.

No solo serán los grandes fondos y las promotoras las que llevarán a cabo este gigantesco plan. Las Comunidades Autónomas también participarán en este desarrollo mediante la inyección de fuertes cantidades de dinero para tal fin. De todas ellas, la Comunidad de Madrid es la que a día de hoy lidera esta particular clasificación. En concreto, planea construir un total de 28.246 viviendas. Dicho objetivo supone el 31% de todos los proyectos previstos. La siguiente en la lista sería Barcelona y su área metropolitana con el 11% de los mismos.

A pesar de que Madrid y Barcelona acumulan la mayor parte de la oferta, si cogemos el dato de la media europea, existen otras Comunidades con capacidad suficiente para absorber la construcción de viviendas destinadas para el alquiler. En concreto, el informe apunta a que, Andalucía por ejemplo, tendría una capacidad de levantar más de 290.000 unidades, Comunidad Valenciana hasta 154.000 o País Vasco 109.000, entre otras. En el lado contrario estarían Cataluña y Baleares cuyas cifras ya estarían en línea con la del resto de países de la Unión Europea.

Con estos datos, la conclusión es clara: En España se requieren, nada más y nada menos, que 991.545 viviendas en alquiler para lograr alcanzar a la media europea. En este sentido, los expertos apuntan a que, si bien el fenómeno del Build to rent ha llegado, aún se encuentra en una fase experimental de ahí que los inversores prefieran apostar en estos primeros momentos por los mercados más grandes como pueden ser Madrid o Barcelona para, poco a poco, expandirse a otras ciudades.

¿Qué consecuencias tendrá este cambio tan radical en el mapa del alquiler?

Aún es pronto para saberlo. Lo que está claro es que el perfil del propietario cambiará por completo. Actualmente el 4,2% del mercado del alquiler está en manos de inversor profesional, si bien ese dato es algo más engañoso en ciudades como Madrid o Barcelona donde este porcentaje es del 62% y 55% respectivamente, una tendencia que irá aumentando poco a poco en otras ciudades.

La entrada masiva de jugadores profesionales en este nuevo negocio será, sin duda, un revulsivo importante para el sector ya que, por un lado, profesionalizará y mejorará muchos de los procesos actuales del sector y, por otro, podría acarrear una bajada generalizada de precios debido a la fuerte competencia que existirá entre estos gigantes financieros.

Si le ha gustado este post, puede leer otros artículos interesantes sobre el sector en nuestro blog.

Imagen obtenido de Unsplash 

La entrada Build to rent: Un nuevo horizonte para el mercado del alquiler se publicó primero en Transformando San Isidro.